Vender ahora más que nunca: diferenciación

Análisis de un caso de éxito gracias a la microinnovación

[Puedes escuchar este contenido en el podcast de Loogic en tu plataforma preferida o en este enlace.]

No hay dos personas iguales, y tampoco hay dos negocios iguales. Pero igual que hay personas que nos inspiran, hay negocios que también pueden hacerlo, aunque el nuestro se dedique a otro sector y venda de otra forma.

Hoy quiero comentar un caso de éxito de una pequeña tienda local, de barrio, que lleva 18 años en funcionamiento. Lo que vende hoy no se parece en nada a lo que vendía hace 18 años.

¡Espera, no te vayas! Tu negocio no es local, o es digital, vendes servicios a empresas, o lo que sea, y es muy diferente a una tienda de barrio: sí, pero como te decía, a lo mejor este caso de éxito te inspira, así que te invito a leer la historia completa, no me voy a enrollar mucho.

El contexto

Solamente por ilustrar el contexto, aunque creo que es poco relevante para el caso. Se trata del barrio “Ciudad de los poetas”, un barrio de Madrid construido en los años 70, residencial, en lo que era considerado las afueras de la ciudad. Como todo barrio de aquél entonces está lleno de locales comerciales. Es un barrio de una tipología curiosa y aceras estrechas, pero eso no viene al caso.

La población del barrio ha envejecido, pero también se ha renovado en parte y hay varios colegios, institutos y mucha actividad en la calle y en los parques.

Apertura de tienda, modelo de negocio

La tienda en cuestión se llama Maituka, como su dueña. No creo que llegue a enterarse de que escribo sobre ella, y si lo hace, que sepa que la considero toda una empresaria, aunque en este momento no tenga empleados.

Me estoy distrayendo y he prometido no alargarme demasiado. El caso es que la tienda nació hace 18 años como tienda de regalos. Lo que se puede considerar un bazar de hace casi 20 años cuando no proliferaban los “chinos” como ahora, y además una tienda muy pequeña que con cuatro clientes ya está llena de gente.

¿Crisis, qué crisis?

No sé cómo lo habrá pasado su propietaria, cuánto ha sufrido con las crisis que han pasado. Lo que sí puedo confirmar es que vende más que nunca y la tienda le va mejor que nunca.

El salto definitivo lo ha dado tras la pandemia. Pero no empezó ahí, hace 18 años que comenzó su evolución, porque se adaptaba a lo que su clientela quería en cada momento.

Ha microinnovado día a día. Y en el pico de la crisis por la pandemia de COVID-19 tras el confinamiento ha hecho lo que nadie podía esperar, y es lo más lógico y lo que mejor le ha funcionado.

No sigas la corriente, hazlo diferente

Yo creo que Maituka en el fondo tiene esa inspiración de hacer las cosas de manera diferente para probar a ver qué pasa y adaptarse de una forma dinámica al cliente.

¿Qué es lo que ha hecho? Lo primero abrir la tienda solo de 17h a 20:30h entre semana. El fin de semana abre solo de 10h a 14h los sábados. El resto del tiempo que le dedica al negocio lo emplea en poner una cámara fija (imagino que usa el móvil) en una esquina de la pequeña tienda y se graba el tiempo que sea, cinco minutos o cincuenta, enseñando y probándose ropa y complementos.

Ahora es lo que vende, y mucho. Y online. Pero sin tienda.

Vender online sin tienda online

A Maituka nadie le ha dicho que para vender online necesita una tienda online. Y vende un montón. “Un montón” es un tamaño relativo, pero si te digo que se queda sin stock todas las semanas, y que renueva su oferta más deprisa que Zara…

Si ves algo en sus vídeos y lo quieres, mas te vale llamar para reservarlo. Sí, la puedes llamar. Puedes hacer reservas sin compromiso. Puedes pedir que te lo lleve a casa (Madrid) sin gastos de envío.

Maituka puede hacer todo esto no porque tenga un negocio grande, sino porque tiene un gran negocio que le permite trabajar a gusto, ganarse la vida bien, y caer bien a toda su clientela.

Saca tus propias conclusiones. Inspírate. Sobre todo, no hagas lo mismo que los demás, diferénciate.